By

Dios envió a su Hijo, nacido de mujer

1 de enero de 2018 – Santa María Madre de Dios

 

Comenzamos este nuevo año con las mismas preocupaciones con las que hemos vivido y terminado ayer noche el anterior. Ante todo nos preocupa la convivencia pacífica de todos los españoles respetando la diversidad y buscando construir una sociedad más justa y solidaria. El Papa no  se cansa de animar a los creyentes a que nos comprometamos a fondo con dos realidades que interpelan nuestras conciencias. Por eso este año el lema de la Jornada Mundial de la Paz es “Migrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la Paz”. Se trata de dos grupos que más sufren por la ausencia de paz.

El papa nos dirá: “Con espíritu de misericordia abrazamos a todos los que huyen de la guerra y del hambre, o que se ven obligados a abandonar su tierra a causa de la discriminación, la persecución, la pobreza y la degradación ambiental”.  Son sin duda alguna los conflictos armados y otras formas de violencia organizada los que siguen provocando el desplazamiento de la población dentro y fuera de las fronteras nacionales. Pero también muchos se ponen en camino para reunirse con sus familias, para encontrar mejores oportunidades de trabajo o de educación. En efecto, quien no puede disfrutar de estos derechos, no puede vivir en paz. El papa invita a contemplar las migraciones con una mirada llena de confianza, como una oportunidad para construir un futuro de paz. Todos, en efecto, formamos parte de una sola familia, y todos tienen el mismo derecho a gozar de los bienes de la tierra, cuya destinación es universal.

El papa nos recuerda que “para ofrecer a los solicitantes de asilo, a los refugiados, a los inmigrantes y a las víctimas de la trata de seres humanos una posibilidad de encontrar la paz que buscan, se requiere una estrategia que conjugue cuatro acciones: acoger, proteger, promover e integrar”. La familia es la primera es la primera realidad en la que se practican esos cuatro verbos. En la familia se expresa la preocupación por el más débil, en este caso por el niño. Jesús durante su infancia y su adolescencia fue acompañado por María y José. Ellos fueron los que le dieron un nombre, el que el ángel había señalado (Lc 2,16-21). El nombre expresa la realidad única e irrepetible de cada persona. Pero en este caso el nombre de Jesús expresa su misión. Jesús es el Salvador de la humanidad, es el Dios-que salva. Cada uno es persona dentro de una comunidad humana más amplia que la familia. Con la circuncisión se expresaba la pertenencia al pueblo de Dios. Jesús fue un judío, nacido en una piadosa familia judía. Es así como es el Salvador de todos los hombres.

Jesús es el don del Padre. En Él se hace realidad las palabras de bendición pronunciadas por el Sumo Sacerdote (Nm 6,22-27). Dios nos ha mirado con amor y nos ha concedido la paz. La reconciliación y la paz con Dios son el fundamento de la reconciliación de los pueblos. Jesús es también el don de María Virgen (Gal 4,4-7). Ella ha sido quien lo ha acogido para todos nosotros. María está situada en esa paradoja del obrar divino. El Dios eterno entra en los límites de la historia, naciendo de mujer y viviendo sometido a la Ley. Es así como nos libera de la Ley y nos hace hijos de Dios mediante el don del Espíritu. María es la Madre de Jesús y, por tanto, la Madre de Dios. Su situación es única pues puede llamar hijo al que es Dios. Su vocación maternal abarca a todos los hombres y se realiza en la Iglesia, Madre de Pueblos. Como María, la Iglesia está llamada a acoger el don de Dios, que es Jesús, para darlo a los pueblos, mediante el Evangelio.

María es la puerta por la que entró la salvación en el mundo. En el umbral del nuevo año nuestros ojos se dirigen a ella para implorar la paz para toda la familia humana que tiene a Dios por Padre y a María por Madre. Que la celebración de la eucaristía haga de  nosotros educadores de justicia y  de paz. Feliz Año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies